Archivo Barboza Grasa ®

DON QUIJOTE DE LA MANCHA, DE MIGUEL DE CERVANTES, CUMPLE CUATROCIENTOS AÑOS

Cuatrocientos años nos separan y nos unen en el tiempo, ya que Don Quijote y Sancho no han dejado de cabalgar, primero por tierras españolas y luego por las extensas tierras americanas enriqueciendo nuestro idioma, despertando la imaginación de escritores y artistas de ambos lados del inmenso mar atlántico.

He querido sumarme a esta celebración quijotesca repasando mi amado Quijote que leí con afición en el Liceo de Costa Rica, el cual servía como examen de Bachillerato. No he dejado de consultar dicha obra cervantina y de coleccionar distintas ediciones, tanto en versión original como facsímiles, al igual que alguna obra gráfica dedicada a este famoso personaje por los mayores artistas, tales como Hogarth, Carnicero, Madrazo, Doré, Dalí, Ricardo Marín,…. Estudio la iconografía del Quijote realizada por Goya, Daumier,  Picasso,  y los artistas contemporáneos.   Para ambientarme en la época, reviso la forma de vestir y el ambiente de  los personajes del siglo XVII a través de pintores como El Greco, Velázquez, Murillo, Rembrandt, Rubens y el grabador Nicolás Berghem.   En un taccuino, cuaderno original del siglo XVIII, con lápices y grafitos, dibujo una serie de retratos imaginarios de Don Quijote, Sancho, Dulcinea y Maese Pedro.

La galería de retratos la inicio con Cervantes viendo pasar a sus personajes en la lejanía. Le sigue Don Quijote, con la fuerza en la mirada de quien va a iniciar una gran aventura “en un lugar de La Mancha”, vestido de caballero andante dispuesto a deshacer entuertos. Cuando sufre sus primeras desilusiones como caballero de la triste figura, con el yelmo de Mambrino después de ganar la descomunal batalla de los leones, nombrándose caballero de los leones.

Esta galería de personajes continúa con  Sancho Panza, escudero fiel, amigo, incrédulo, ambicioso y compañero de viaje, que hace el contrapunto de su idealista señor, logrando también sus sueños en Aragón, al ser Gobernador de una ínsula. Todo un éxito para Sancho, al que Cervantes describe en el capítulo VII de la primera parte.    “ En este tiempo solicitó don Quijote a un labrador vecino suyo, hombre de bien – si es que este título se puede dar al que es pobre – , pero de muy poca sal en la mollera. En resolución, tanto le dijo, tanto le persuadió y prometió, que el pobre villano se determinó de salirse con él y servirle de escudero”.

SEGUNDA PARTE, REINO DE ARAGÓN, 1615

Otra figura que está presente en todo el recorrido es Dulcinea, joven aldeana convertida en Reina debido a los sueños del amor. Así la recuerda Don Quijote en el capítulo X de la segunda parte. …   “ – Yo lo creo, amigo, – replicó don Quijote – , porque ninguna cosa puso la naturaleza en Dulcinea que no fuese perfecta y bien acabada; y así, si tuviera cien lunares como el que dices, en ella no fueran lunares, sino lunas y estrellas resplandecientes.”

Capítulo XXVI      Donde prosigue la graciosa aventura del titiritero con otras cosas en verdad harto buenas

En este capítulo don Quijote se encuentra con Ginés, como Maese Pedro, titiritero, y su mono, ya que se encontraba en tierras de Aragón.   El dibujo representa en primer plano a Don Quijote observando el retablo y la escena que Cervantes relata así:  ….““Callaron todos, tirios y troyanos”, quiero decir, pendientes estaban todos los que el retablo miraban de la boca del declarador de sus maravillas, cuando se oyeron sonar cantidad de atabales y trompetas y dispararse mucha artillería, cuyo rumor paso en tiempo breve, y luego alzó la voz el muchacho y dijo…….…. Vuelvan vuestras mercedes los ojos a aquella torre que allí parece, que se presupone que es una de las torres del alcázar de Zaragoza, que ahora llaman la Aljafería,  y aquella dama en aquel balcón parece vestida a lo moro es la sin par Melisendra, que desde allí muchas veces se ponía a mirar el camino de Francia, y, puesta la imaginación en París y en su esposo”.

Capítulo XXVII     Donde se apunta la aventura del rebuzno y la graciosa del titiritero con las memorables adivinanzas del mono adivino.

…..“Este Ginés, pues, temeroso de no ser hallado de la justicia, que lo buscaba para castigarle de sus infinitas bellaquerías y delitos, que fueron tantos y tales que el mismo compuso un gran volumen contándolos, determinó pasarse  al Reino de Aragón y cubrirse el ojo izquierdo acomodándose al oficio de titiritero”…..

……“ Y volviendo don Quijote de la Mancha, digo que después de haber salido de la venta determinó de ver primero las riberas del río Ebro y todos aquellos contornos, antes de entrar en la ciudad de Zaragoza, pues le daba tiempo para todo el mucho que le faltaba desde allí  a las justas. Con esta intención siguió su camino por el cual anduvo dos día sin acontecerle cosa digna de ponerse en escritura, hasta que el tercero, al subir a una loma, oyó un gran rumor de tambores de trompetas y arcabuces”…

……bajo el recuesto y acercándose al escuadrón tanto, que distintamente vio las banderas, juzgó de las colores y notó las empresas que en ellas traían, especialmente una que en un estandarte o girón de raso blanco venía, en el cual estaba pintado muy al vivo un asno como un pequeño sardesco, la cabeza levantada, la boca abierta y la lengua de fuera, en acto y postura como si estuviera rebuznando; alrededor dél estaban escritos de letras grandes estos dos versos: No rebuznaron en balde el uno y el otro alcalde……

Capítulo XXIX          De la famosa aventura del barco encantado. 

Por sus pasos contados y por contar, dos días después que salieron de la alameda llegaron don Quijote y Sancho al rio Ebro, y al verle fue de gran gusto a don Quijote, porque contempló y miró en el la amenidad de sus riberas, la claridad de sus aguas, el sosiego de su curso y la abundancia de sus líquidos cristales, cuya alegre vista renovó en su memoria mil amorosos pensamientos…..

Capítulo XLI           De la venida de Clavileño, con el fin de esta dilatada aventura.

Llegó en esto la noche y con ella el punto determinado en que el famoso caballo Clavileño viniese, cuya tardanza fatigaba ya a Don Quijote pareciéndole que pues Malambruno se detenía en enviarle, o el no era caballero para quien estaba guardada aquella aventura o que Malambruno no osaba venir con él a singular batalla. …..

……Y así era ello, que unos grandes fuelles estaban haciendo aire; también trazada estaba la tal aventura que el Duque y la Duquesa   y su mayordomo, que no falto requisito que la dejase de hacer perfecta. Sintiéndose   pues, soplar Don Quijote, dijo:   – Sin duda alguna, Sancho, que ya debemos de llegar a la segunda región del aire donde se engendra el granizo y las nieves; los truenos, los relámpagos, y los rayos que se engendran en la tercera región; y así es que de esta manera vamos subiendo, presto daremos en la región del fuego, y no sé yo, cómo templar esta clavija para que no subamos donde nos abracemos……

……Todas estas pláticas de los dos valientes oían el duque y la duquesa y los del jardín , de que recibían extraordinario contento;   y queriendo dar remate a la estraña y bien fabricada aventura, por la cola de Clavileño le pegaron fuego con unas estopas y a punto por estar el caballo lleno de cohetes tronadores, voló por los aires con extraño ruido y dio con Don Quijote y con Sancho panza en el suelo, medio chamuscados…….

Después de esta aventura de Clavileño, Sancho Panza reclama el gobierno de su Ínsula, (Alcalá de Ebro, llamada por Cervantes Ínsula Barataria) . El Quijote le da consejos de lo que debe ser un buen gobernador y en el Capítulo XLVII lo encontramos instalado y gobernando.

Capítulo XLIII       Consejos de Don Quijote

 

… No comas ajos ni  cebollas, porque no saquen por el olor tu villanería. Anda despacio; habla con reposo, pero no de manera que parezca que te escuchas a ti mismo, que toda afectación es mala.  Come poco y cena mas poco, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago. Se templado en el beber, considerando que el vino demasiado ni guarda secreto ni cumple palabra. Ten cuenta, Sancho, de no mascar a dos carrillos, ni de eruptar delante de nadie. 

-Eso de eruptar no lo entiendo- dijo Sancho……

Capítulo XLVII        Donde se prosigue como se portaba Sancho Panza en su gobierno

Cuenta la historia que desde el Juzgado llevaron a Sancho Panza a un suntuoso palacio, a donde en una gran sala estaba puesta una real y limpísima mesa;   y asi como Sancho entró en la sala sonaron chirimías y salieron cuatro pajes a darle aguamanos, que Sancho recibió con mucha gravedad. Cesó la música, sentándose Sancho a la cabecera de la mesa, porque no había mas que aquel asiento, y no otro servicio en toda ella,…………levantaron una riquísima y blanca toalla con que estaban cubiertas las frutas y mucha diversidad de platos de diversos manjares,…..

Capítulo LIX     Donde cuenta del extraordinario suceso, que se puede tener por aventura, que le sucedió a don Quijote.

En este capítulo don Quijote deja el palacio de Pedrola y se dirige hacia Zaragoza, donde encuentra una venta y el andante manchego no la confunde con un palacio…

…. Digo que era venta, porque don Quijote la llamó así, fuera del uso que tenía de llamar a todas las ventas castillos. Llegaron, pues, a ella: preguntaron al huésped si había posada; fueles respondido que sí, con toda la comodidad y regalo que pudieran hallar en Zaragoza, ……

En este capítulo se encuentra con otros huéspedes con los que hace amistad y estaba leyendo la segunda parte del quijote apócrifo de Avellaneda y dice lo siguiente de dicho libro: …… y poniéndole un libro en las manos, que traía su compañero, le tomó don Quijote y, en responder palabra, comenzó a hojearle, y de allí a un poco se volvió, diciendo: – En esto poco que he visto he hallado tres cosas en este autor dignas de reprehensión. La primera es algunas palabras que he leído en el prólogo, la otra, que el lenguaje es aragonés, porque tal vez escribe sin artículos, y la tercera, que mas le confirma por ignorante, es que yerra y se desvía de la verdad,   en lo mas principal de la historia, porque aquí dice que la mujer de Sancho Panza se llama Mari Gutierrez, y no llama tal, sino Teresa Panza; y que en esta parte tan principal yerra, bien se podrá temer que yerra en todas las demás de la historia. ……. Por el mismo caso – respondió don Quijote- no pondré los pies en Zaragoza ya si sacaré a la plaza del mundo la mentira de ese historiador moderno, y echare de ver a las gentes cómo yo no soy el don Quijote que el dice. – Hará muy bien – dijo don Jerónimo- , y otras justas hay en Barcelona donde podrá el señor don Quijote mostrar su valor …….

Capítulo LX     De lo que le sucedió a don Quijote yendo a Barcelona

Era fresca la mañana y daba muestras de serlo asimismo el día en el que don Quijote salió de la venta, informándose primero cual era el mas derecho camino para ir a Barcelona sin tocar en Zaragoza; tal era el deseo que tenía de sacar mentiroso a aquel nuevo historiador que tanto decía que le vituperaba……

Todo este rico despliegue de aventuras y situaciones sucedieron en el Reino de Aragón, continuando en Cataluña, siendo publicado en 1615 hace cuatrocientos años. ¡ Lean El Quijote, alma de España, y disfruten con las aventuras de este caballero que vivió loco y murió cuerdo.

Carlos Barboza Vargas

Categories:

00
01 Cervantes
02 Don Quijote
03 Caballero andante
04 Caballero de la triste figura
05 Caballero de los leones
06 Don Quijote enamorado
07 Don Quijote vuelve a casa
08 Vivió loco y nurió cuerdo
09 Sancho amigo
10 Dulcinea
11 Maese Pedro
12 Duque
13 Duque
14 Duquesa
15 Sancho
16 Dulcinea soñada.
17 Altisidora.
13 El rebuzno
14 El retablo de Maese Pedro
15 Junto al Ebro-Río encantado
16 El Quijote y Sancho se caen de Clavileño
12 Cervantes en Zaragoza
23
24
25
26
27
28
 
Comments
 
Random Items
 
grasa jordan
Teresa Grasa Jordan. Pinturas 1989
01a
Carlos Barboza. Pinturas en Costa Rica 1963-68
00
DON QUIJOTE DE LA MANCHA, DE MIGUEL DE CERVANTES, CUMPLE CUATROCIENTOS AÑOS